Patrocinador
Recomendado
Patrocinador

EL DEDO EN LA LLAGA 15

Sin ninguna duda la seguridad será uno de los principales retos de quien asuma funciones como Alcalde de Tuluá a partir del 1 de Enero de 2016, tema del que hay mucho por analizar, mucho por trabajar y mucho por hacer.

Hay propuestas muy interesantes de los hoy candidatos al primer cargo de la ciudad frente a cómo mejorar este aspecto.

Cámaras de seguridad en un volumen elevado y una manera de operarlas más técnica que en la actualidad, así como el incremento de los programas sociales del Estado para brindar más oportunidades, son también propuestas que se escuchan, aunque también existen candidatos que dicen cambiarán todo de la noche a la mañana pero nunca explican cómo y hablan de una ciudad sin extorsiones y homicidios, sin detallar cómo lo harán y cómo cambiarán la realidad social de nuestro municipio.

Cada planteamiento que se hace frente al mejoramiento de la seguridad es interesante revisarlo, creo que los más acertados son aquellos donde se habla más de la inversión del Estado para luchar contra el origen del delito, que la confrontación directa al infractor, es decir creo que hay que invertir más en educación, cultura, deporte y salud que en policías, no porque el tener más uniformados sea malo, sino porque es necesario brindar oportunidades a los jóvenes para que no vean en el crimen una opción de vida.

En vez de desperdiciar el dinero en campañas que no llevan a ninguna reconciliación o perdón, considero que es urgente que la próxima Administración invierta en concienciar a las personas en el respeto a la vida, a las normas de tránsito, al no uso de sustancias psicoactivas; tenemos que empezar a construir cultura ciudadana.

Claro que no se sí todos los que buscan llegar a ser Alcaldes tengan idea de que es cultura ciudadana, sí la tuvieran no estarían contaminando a Tuluá con tantas vallas, pasacalles y afiches, ni tampoco estarían agrediendo a sus contrincantes como algunos lo hacen, no sé sí quienes hoy actúan salvajemente en procura de ganar las elecciones ¿actuarán como gente civilizada en caso de tener la responsabilidad de gobernarnos? Es una pregunta que valdría la pena que cada uno de nosotros nos hiciéramos.

Por Yonieher Ramirez Ospina

Nota patrocinada