Patrocinador
Recomendado
Patrocinador

Vuelve y juega la misma historia de cada año con el salario mínimo, que de paso vale la pena decir en Colombia es muy mínimo. 

Lo que más me llama la atención es cómo el cuánto nos debemos ganar la mayoría de trabajadores de este país lo discuten personas como el Ministro del Trabajo quien gana muchos salarios mínimos cada mes, líderes de las centrales obreras los cuales también ganan salarios altos y para apoyarse los representantes del Gobierno usan los datos de inflación que entrega el Departamento Nacional de Estadísticas DANE que parece que hacen sus cálculos en “El país del nunca jamás” o en el “País de las Maravillas”, pues los datos que dan del costo de vida no coinciden con la realidad que vivimos los colombianos del común. 

Según sus estudios el salario mínimo alcanza para todo, por su puesto el director del DANE también gana un oneroso sueldo.

El valor del sueldo de millones de trabajadores lo deciden unos cuantos que no conocen ni la pobreza, ni el hambre y mucho menos tienen idea de lo que es vivir con un salario de cifras modestas.

Cada año se presenta el mismo circo: los empresarios hacen una propuesta, el Gobierno se pone de su lado, las centrales obreras hacen otra propuesta (poco ajustada a la realidad) y al final como no hay un acuerdo el señor Presidente, quien gana más dinero que todos y no tiene ningún problema ni con la educación de sus hijos, ni con el sistema de salud, tampoco debe el señor Santos preocuparse por el precio de la canasta familiar, él que no tiene por qué saber que es ser humilde, es el encargado, con un cómico Decreto determinar cuál será nuestro sueldo el siguiente año.

El salario mínimo, pase lo que pase seguirá siendo lo más mínimo para el próximo año, no nos ilusionemos ni nos hagamos muchas esperanzas que lo que al final determinen que debe subir será una cifra inferior a lo que subirán todos los productos y como siempre los colombianos de a pie tendremos que hacer milagros para poder vivir con lo que nuestro Presidente defina que nos debemos ganar, mientras él, sus mMinistros, Generales de las Fuerzas Armadas, altos funcionarios del Estado y Congresistas se ganan en un sólo mes lo que los demás colombianos nos ganamos en casi tres años de duro y honesto trabajo.

Yonieher Ramírez Ospina

Nota patrocinada