Patrocinador
Recomendado
Patrocinador

EL DEDO EN LA LLAGA 8

Me parece que estamos en una etapa de las campañas políticas en las que ya son necesarias las propuestas, sobran los ataques en redes sociales cuando de iniciativas muy poco se habla.

Me refiero concretamente de lo que se está viviendo hoy en Tuluá, donde el gran suceso político de la semana fue la captura de un escolta de una candidata, está bien que el hecho había que contarlo como lo contamos muchos, pero ese no puede ser el gran argumento político.

Creó que las autoridades tienen que investigar todo y condenar a esta persona si hay méritos para hacerlo y a quienes tuviesen vínculos delictivos con él y ese hecho también nos hace reflexionar sobre que tanto están permeadas las instituciones y las empresas por grupos al margen de la ley.

No estoy justificando a nadie, pero realmente el tema me parece que fue mal usado por algunas campañas que parece que ante la falta de propuestas y de ideas sólo se dedican a despotricar de todo y de todos a quienes abiertamente les dicen que no comparten su propuesta política, los catalogan de enemigos, de no querer el desarrollo de la ciudad.

Hoy tengo que decir que en muchas campañas se están dedicando sólo a atacar a otras campañas, pero no nos han podido contar ¿Cómo es que con ellos al frente del municipio nos llevarán a la maravilla de ciudad que tanto prometen?

Como ciudadano pienso que es necesario que nos cuenten como mejorarán cada aspecto de Tuluá que hoy requiere ser mejorado, pero están dedicados a hacer campaña en Facebook unos contra otros, volviendo en gran noticia cualquier tontería y buscando desviar la atención de lo realmente importante, ¿Cómo es que nos piensan gobernar de llegar a ganar las elecciones?

Mientras en algunas campañas se desgastan usando su capacidad mediática para atacar a los otros candidatos y se vuelven los grandes referentes morales señalando con absoluta actitud inquisidora cada situación de los rivales, olvidando los miles de pecados propios y de quienes los acompañan como socios o asesores en su candidatura.
Como ciudadano no votaré por ningún aspirante cuya mayor iniciativa sea desprestigiar a sus oponentes, votaré por aquel que con propuestas se gane mi confianza.

Por Yonieher Ramírez Ospina

Nota patrocinada