Patrocinador
Recomendado
Patrocinador
Campaña internet segura

EL DEDO EN LA LLAGA 69

Colombia ocupa el puesto 83 entre 167 países en el índice de percepción de la corrupción, según datos de la Contraloría, sólo para 2013 se perdieron $14 billones por la corrupción. Esta situación real e innegable exige que actuemos como ciudadanos y que ya que nuestros dirigentes en su mayoría no quieren hacer algo, lo hagamos nosotros.


Es necesario que reflexionemos como país sobre lo que estamos permitiendo que ocurra y de cómo la solución la tenemos en nuestras manos, por ejemplo castigando a los Congresistas que han demostrado que nada les interesamos, no volviendo a votar por ellos y sí eligiendo a conciencia en el 2018.

Las soluciones para acabar el peor cáncer de Colombia no pueden ser banales e ilógicas como la propuesta hecha por el Presidente Santos de financiar las campañas políticas con los recursos públicos, pues eso primero en nada cambiaría la realidad que hay hoy donde muchos politiqueros se hacen elegir usando dineros mal habidos que no son reportados y con los que compra a todo el que se deje comprar; Segundo no sería justo que a un pueblo al que le acaban de meter de la manera más descarada la mano al bolsillo con una infame reforma tributaria ahora le digan que su dinero va a servir para patrocinar a quienes desean llegar a ocupar un cargo de elección popular, esa propuesta como casi todas las del Presidente está fuera de contexto. TAL VEZ TE PUEDA INTERESAR: NUEVAS CARGAS TRIBUTARIAS DEL NUEVO AÑO

La verdadera fórmula para acabar con tanta corrupción está en otras partes como por ejemplo con unos entes de control que en realidad funcionaran, pero ¿cómo van actuar?, si a los Contralores, Procuradores, Fiscales y Personeros los eligen los mismos Congresistas, Diputados, Concejales o por concursos que organizan con total descaro los mismos políticos, el sistema de elegir a estos funcionarios debería cambiar.

Así mismo el voto obligatorio debería ser implementado, pero nunca se ha aprobado porque a los que hacen política por negocio y no por vocación de servicio no les conviene, pues entre menos votemos más fácil es ser elegido y sólo hay que comprar a unos cuantos, pero si fuese obligatorio no podrían comprar votos pues la gente saldría a ejercer su derecho en cantidades tales que sería imposible intentar corromper las conciencias y los tamales y el cemento no les alcanzaría a los politiqueros, dando como resultado que triunfen los que hacen política honesta de ideas. TAL VEZ TE PUEDA INTERESAR: EN SUS MARCAS, LISTOS…

Escrito por: Yonieher Ramirez Ospina


Nota patrocinada