Patrocinador
Recomendado
Patrocinador
Campaña internet segura

EL DEDO EN LA LLAGA 71

En los últimos días una gran polémica se ha desatado en Tuluá como consecuencia de la idea que expresó el alcalde Gustavo Vélez de crear un espacio para que los consumidores de marihuana puedan drogarse, sitio al que popularmente sin que esté exista aún lo han denominado como ‘marihuanódromo’, propuesta que es solo eso, una propuesta a la cual le abono que por lo menos, y contrario a otras iniciativas del Mandatario, al menos la citó antes de llegar a ejecutarla.


La verdad no creo que esto pase de ser un simple pensamiento en voz alta que cumplió con su objetivo de generarle unos espacios en los medios nacionales al Gobernante. TE PODRÍA INTERESAR: EN TULUA PODRÍA HABER UN “MARIHUANOMETRO”

Muchas personas aseguran que esa sería una gran alternativa para Tuluá y que un lugar para el consumo de drogas le daría un toque vanguardista a la ciudad por su civilización, argumentan que en Holanda ya existen lugares así lo cual es cierto, pero no han revisado las cifras de homicidios de ese país en comparación con las nuestras donde el microtráfico genera un enfrentamiento constante por la distribución de marihuana y otras sustancias.

Que exista un ‘marihuanódromo’ no cambiará esa realidad, por el contrario la empeorará pues al ser tan normal fumar marihuana en Tuluá más bandidos querrán distribuirla, así nos duela no podemos hacer todo lo que hacen en Europa, pues nuestra realidad sociocultural es muy distinta.

Un amigo me contó que su hijo de 8 años le dijo que porqué él le decía que la droga es mala sí el Alcalde quiere hacer un lugar para fumar marihuana. Esa es una pregunta que sería bueno que el Alcalde le respondiera a los padres y niños de Tuluá, pues con esa propuesta tiene a casi toda la ciudadanía preocupada imaginándose que pasaría con cientos o miles de personas drogados saliendo de un sitio al mismo tiempo, muchos a cometer delitos patrocinados por el mismo Municipio.

La drogadicción es una enfermedad y como tal se debe tratar, no enviándole el mensaje erróneo a las nuevas generaciones de que es tan bueno consumir estupefacientes como hacer deporte, pues esa idea quedaría clara en una ciudad donde no hay plata para arreglar el Estadio pero si se piensa en un ‘marihuanódromo’.

Quiero pensar que esa absurda idea no fue más que uno de esos momentos en que el Alcalde habla sin pensar, como lo hizo con los estímulos a los deportistas y lo ha hecho en el tema del Estadio Doce de Octubre buscando demostrar que él es el que manda, así después tenga que decir que sólo fue una idea o peor aún excusarse en que se lo dijo un ciudadano a través de un correo electrónico, pues ¿qué más puede hacer para justificarse? 

Escrito por: Yonieher Ramirez Ospina TE PODRÍA INTERESAR: UN CÓDIGO PARA VIVIR EN PAZ


Nota patrocinada