Patrocinador
Recomendado
Patrocinador

EL DEDO EN LA LLAGA 75

En medio de tantas mentiras que nos dice el Gobierno y sus opositores, debemos ser conscientes que el proceso que hoy vive Colombia no puede ser fácil y que era más que lógico que el paso del narcoterrorismo a la vida civil de los integrantes de las Farc no podía ser fácil. 

Cincuenta años de terrorismo no se pueden cambiar de la noche a la mañana y las dudas que hoy existen están fundadas en las malas experiencias del pasado como cuando el Gobierno Uribe desmovilizó a falsos paramilitares, motivo por el cual hoy está prófugo de la justicia Luis Carlos Restrepo; esos hechos sumados a todas las veces que las Farc ha traicionado la confianza del país hace que muchos dudemos, no confiamos en el presidente Juan Manuel Santos porque cada vez que puede demuestra que sus promesas son simples palabras, o ¿Acaso nos podremos olvidar de su promesa de no subir los impuestos?, pero pese a tantas cosas que nos llevan a no confiar en este proceso de paz y en el postconflicto debemos creer en que todo saldrá bien, pues no nos queda otro camino, por más que no nos acaben de cuadrar muchas cosas es mejor una ilusión de paz con panorama incierto, que un grupo terrorista matando, secuestrando, extorsionando y traficando drogas como cotidiana realidad. TE PODRÍA INTERESAR: CORRUPCION, UN MAL QUE NOS AGOBIA

Los mismos integrantes de las Farc se han encontrado con los incumplimientos del Presidente y su Gobierno, así nos ha tocado vivir durante décadas a todos los colombianos, ¿Qué haría que fuera distinto para ellos?, nuestro país tiene muchos cánceres por extirpar, incluso más dañinos que las guerrillas, pero por algún lado debíamos comenzar, eso sí, sin olvidar la corrupción, la falta de un sistema de salud efectivo, de oportunidades de educación y empleo.

Colombia nos exige hoy que seamos más vigilantes y críticos que nunca, que tomemos decisiones serias y coherentes como sociedad, pues no podemos seguir en manos del miedo y la incertidumbre como en el pasado ha ocurrido, no podemos ser enemigos de la posibilidad de bajar el número de familias golpeadas por la violencia, pero tampoco podemos dejarnos llevar a ese paraíso imaginario que nos quieren pintar desde el Gobierno. TE PODRÍA INTERESAR: NUEVAS CARGAS TRIBUTARIAS DEL NUEVO AÑO

Escrito por: Yonieher Ramirez Ospina


Nota patrocinada