Patrocinador
Recomendado
Patrocinador
Campaña internet segura

EL DEDO EN LA LLAGA 3

Con mucha preocupación veo como cada día las redes sociales son de peor manera para fines delincuenciales, especialmente en la contienda electoral que estamos viviendo.

Creo profundamente que los ciudadanos debemos expresar nuestros pensamientos sobre el proceso electoral y que las redes son un gran espacio para hacerlo, pero eso lo podemos hacer las personas reales las que somos de carne y hueso, no esas que se esconden tras un seudónimo, que en este caso es más un alias para destilar su veneno reconcentrado en toda clase de improperios y calumnias que no se pueden debatir ni aclarar, porque quienes las hicieron son personas que no existen.

Me parece terrible como usan estos perfiles falsos solo para insultar y vilipendiar sin que nadie se haga responsable de lo que se está escribiendo, lo peor es que desde algunas campañas políticas se esté patrocinando está sucia practica para enlodar a los contendores y para atacar a los ciudadanos y a los periodistas que no pensamos igual a quienes estos personajillos defienden.

Con mucha preocupación leo todos los días como los periodistas somos blancos de los verborreicos ataques de personajes anónimos que nos quieren amedrentar para que no entreguemos nuestras opiniones, en Tuluá esta situación se ve día tras día, claro que el disentir es bueno y el debate ideológico constituye una manera democrática de construir una mejor sociedad, pero todo esto en el marco del respeto; pero que puedo pedir de respeto a unos individuos que ni siquiera son capaces de poner la cara para afrontar lo que escriben y menos puedo pedir respeto cuando desde algunas campañas mandan a que estos perfiles se creen como una manera de disimular su falta de carácter y la ausencia de inteligencia para hacer propuestas para la ciudad, por lo que insultar e injuriar es su única arma para intentar ganar adeptos.

El enanismo mental de algunos candidatos es tan marcado que piensan que atropellando, insultando, amenazando y despotricando de los otros candidatos van conseguir votos, cuando ni siquiera son capaces de dar la cara para confrontar a quienes si los critican de frente.

Por Yonieher Ramírez Ospina

Nota patrocinada