Patrocinador
Recomendado
Patrocinador

EL DEDO EN LA LLAGA

Muchas veces me he preguntado cómo debería ser nuestro próximo gobernante tanto del Valle del Cauca como de Tuluá o los demás municipios del departamento, y he llegado a varias conclusiones.

Aparte de no haber tenido ningún lio judicial, ni estar siendo investigado por nada, espero que quien nos gobierne tampoco haya abusado del poder de sus amigos o socios políticos para hacer campaña.

Espero que nunca haya engañado a los más necesitados para obtener votos, también creo que no puede haber usado ni los recursos del Estado, ni los programas sociales con fines electorales, así mismo, considero que nuestro próximo mandatario sea, quien sea, debe demostrar en esta época de campaña su transparencia en todo sentido y debe demostrar que su vida y sus comportamientos son intachables, sin escandalosos sucesos de ningún tipo.

Recuerden que se trata de una figura pública que debe dar ejemplo y nuestra sociedad no perdona algunos comportamientos, o sino pregúntenle al ‘Bolillo’ Gómez, y no nos puede gobernar alguien con bochornosas acusaciones.

Tampoco podemos votar por aquellos cuya campaña se cimiente en atacar a los actuales gobiernos cuando sus colaboradores más cercanos y hasta ellos mismos se han lucrado de la contratación pública y se han favorecido con el dinero de ese mismo gobierno que atacan, menos nos pueden gobernar quienes en campaña nos están mostrando que son capaces de aliarse con quien sea para conseguir votos, tampoco podemos votar por esos candidatos que en el pasado señalaron el abuso de poder y la corrupción en algunos dirigentes y hoy a esos mismos dirigentes los aplauden y les destacan su gran aporte a la sociedad, es decir no podemos votar por personas incoherentes a las que les falta carácter y sólo se acomodan de acuerdo a su conveniencia.

Cuando nos quejamos de lo mal que actúan nuestros mandatarios deberíamos cuestionarnos que tan culpables somos por votar por quienes como candidatos nos están mostrando la clase de personas que son y por dejarnos llevar por el favoritismo que construyen gracias a las maquinarias políticas que son aceitadas casi siempre con los recursos de todos los ciudadanos.

Así que desde ya imagínese que tan buen gobernante será quien desde la campaña está jugando sucio y desangrando los recursos de todos.

Escrito por Yonieher Ramírez Ospina.

Nota patrocinada