Patrocinador
Recomendado
Patrocinador
Campaña internet segura

EL DEDO EN LA LLAGA 91

Nos quejamos a menudo los ciudadanos de que la Policía no es eficaz en su trabajo y les echamos la culpa que muchos delincuentes sigan libres en las calles, pero creo que nos tenemos que cuestionar mucho nosotros mismos.


Es increíble que en muchos casos los bandidos queden en libertad porque los capturan pero nadie los denuncia, eso sí no es culpa ni de la Policía ni de la Fiscalía y mucho menos de los jueces.TE PUEDE INTERESAR: ¿DONDE ESTAN LOS PECES GRANDES?

No estoy defendiendo a las autoridades ni al sistema judicial que muchas fallas y errores por omisión y/o por acción si tienen, pero en muchas ocasiones la culpa es de nosotros, los ciudadanos de bien que por temor o indiferencia no denunciamos para abrirle las puertas de la prisión a los delincuentes.

Es muy fácil sentarnos y criticar a las entidades del Estado que nos deben garantizar la seguridad, pero es mucho más sencillo quedarnos en la comodidad de nuestros hogares y no hacer algo, dejar que otros actúen, pero yo no.
Esa vieja costumbre latina de pretender que otros denuncien, que otros pelen por mis derechos mientras me quedo calladito sigue estando arraigado y eso nos tiene como nos tiene.

Entiendo que dar la cara y denunciar a quienes por ejemplo nos han atracado no es fácil y nos da temor, que en un país donde en muchas ocasiones los delincuentes son los jefes de algunos policías, fiscales y jueces no es sencillo confiar, pero nos corresponde no desmayar en nuestro deber ciudadano.

Tal vez la mejor arma que usan los violentos en nuestra contra es esa, el miedo que nos generan y que nos domina, por ello muchos sonríen cuando los capturan porque saben que muy pronto estarán de nuevo en la calle haciendo sus fechorías, pues nadie tendrá el valor civil de denunciarlos por temor y se aprovechan de ese miedo para seguir en su accionar criminal. TE PUEDE INTERESAR: LEGITIMANDO EL DELITO

De alguna manera lo que hoy vemos a diario con capturas de policías, fiscales, jueces, magistrados, alcaldes, gobernadores, nos devuelva la confianza en el sistema de justicia, pues se está actuando aún en contra de los más poderosos y eso no era muy común, pero sigue siendo nuestra responsabilidad hacer parte integral de la seguridad, de nuestra seguridad.
Escrito por: Yohonier Ramirez Ospina


Nota patrocinada