Patrocinador
Recomendado
Patrocinador
TIAN SHOES

EL DEDO EN LA LLAGA 97Con la realización de los debates presidenciales que ya comenzaron a hacerse constantes, muchas cosas quedan en evidencia.

La primera, que la supuesta rivalidad entre candidatos es solo un tema de pensamientos políticos y estrategias electorales; que quienes se comen ese cuento de las diferencias irreconciliables son los seguidores de las campañas, pero en realidad los aspirantes no son enemigos ni nada que se le parezca, y el hecho que debatan con cierto acaloramiento es normal, esto sucede en toda actividad humana.

Me da tristeza ver gente insultando y hasta amenazando a otra por temas políticos como lo ocurrido con el caricaturista ‘Matador’, eso nos debería dar vergüenza como país, en redes hay muchos antisociales que se esconden detrás de sus celulares o computadores para hostigar a todo el que no piense igual a él.

Por nuestro comportamiento como sociedad creo que el problema no es a quién elijamos como Presidente si no a quienes deberá gobernar.

Las fórmulas mágicas no existen, ninguno de los hoy candidatos cambiará a Colombia y lo hará un mejor país si nosotros como pueblo no cambiamos nuestra forma de pensar y actuar.

Si el próximo Presidente es de derecha, de izquierda o de centro, me parece lo menos relevante, pues sin importar su inclinación ideológica nosotros los ciudadanos seremos los mismos de hoy.

Un buen Presidente solo es posible en un país con ciudadanos educados y conscientes, pero como eso no se dará pronto, tal vez nunca, me parece una pérdida de tiempo que entre nosotros mismos nos despellejemos por una pasión irracional por uno u otro candidato.

Desde luego bienvenida la sana discusión, la argumentación y la polémica que sirva para construir, pero sin olvidarnos que sea quien sea el nuevo Presidente tendremos que seguir trabajando para vivir, tendremos que seguir viviendo en Colombia y nuestro país no se convertirá ni en Dinamarca ni en Venezuela; Recuerden, ninguno de los aspirantes que va a vivir en la Casa de Nariño tiene una varita mágica para arreglar los problemas del país de la noche a la mañana.

Escrito por: Yohonier Ramirez Ospina

Nota patrocinada