Patrocinador
Recomendado
Patrocinador
Campaña internet segura

BANNER CUARESMEROS EN TULUA

El pandebono, la empanada valluna, el sancocho de gallina, son algunos de los platos típicos de los vallecaucanos, pero en Semana Santa se prepara también en algunas ciudades de nuestro hermoso departamento el tradicional “Cuaresmero” y en Tuluá existen quienes mantienen la tradición.

CUARESMEROS UNA TRADICION 3

Cuenta la historia que ya en el año 1536 cuando por orden de Sebastián de Belalcazar el Capitán Miguel López Muñoz recorría en ese entonces lo que hoy es el territorio vallecaucano, los indígenas que lo habitaban ya consumían el Cuaresmero. Se trataba de una masa que los nativos preparaban con granos de maíz y que a la llegada de los españoles se convirtió en un fino panecillo con el que se alimentaban exclusivamente para guardar los días de la cuaresma. Por CUARESMEROS UNA TRADICION 1cuarenta días no se cocinaba. Previamente se molía el maíz y se preparaba el panecillo que era lo único con lo que se alimentaban durante la semana Mayor.

En el corregimiento de Aguaclara en Tuluá, en el hogar de Don Ebert Parra y Doña Elizabeth Rentería aún se conserva esta tradición. Cada año para estas fechas preparan de forma artesanal más de 20 arrobas de maíz para satisfacer la demanda que tiene su producto.

“Es una tradición que viene desde mucho tiempo antes de mis abuelos, pues en la Semana Santa solo se comía el pandebono, el pan, el trasnochado y el cuaresmero, eso con el fin de guardar la Semana Mayor” comenta Doña Chava. “La tradición ha pasado de sus abuelos hasta nuestros hijos” agrega el Señor Ebert, quien siempre ha ayudado a su esposa en la elaboración de este manjar.

CUARESMEROS UNA TRADICION 2“Aunque todo el año horneamos los cuaresmeros, por esta semana se incrementan los clientes quienes vienen a comprarlos para enviar a Estados Unidos, España, Chile y otros países en donde se encuentran sus familiares” dice la matrona mientras atiende a un par de caminantes que se arriman a la vitrina.

Ubicados en el callejón principal de Aguaclara, casa identificada con el número 27-87 pueden preguntar por Doña Chava y degustar todos sus productos con un buen baso de masato.

Nota patrocinada